Condenado el Ejército Nacional por falso positivo

El 3 de junio del 2007 el joven Jarol Ever Morales, en compañía de su cuñado, salieron de sus residencias ubicadas en el corregimiento la Marina del Municipio de Chaparral (Tolima) en las horas de la madrugada con el fin de pescar en la vereda puente SANTA ANA, utilizando para su viaje una motocicleta de propiedad de Morales.

Allí se encontraron con alguien más que los esperaba, cuando fueron atacados a balazos por efectivos del Ejército Nacional, resultando muertos Jarol Ever Morales, Johan González y Alejandro Aroca.

Los occisos no portaban ningún tipo de armas con lo que hubieran podido atacar a los miembros del Ejército Nacional, sin embargo, el Ejército anuncio públicamente que había dado de baja a 3 guerrilleros de las FARC, para posteriormente cambiar su versión y asegurar que en realidad se trataba de civiles delinquiendo en la zona.

La justicia penal militar y la disciplinaria exonero de toda responsabilidad a los militares que participaron en la ejecución de los tres civiles, creyéndole las versiones a estos, sobre las circunstancias en que ocurrieron los hechos.

A pesar de ello, los padres y hermanos de Jarol Ever concedieron poder a Javier Villegas Posada Abogados para demandar al Ejército Nacional, con la finalidad de probar y demostrar que su muerte fue producto de una ejecución extrajudicial enmarcada dentro de la vergonzosa y criminal práctica de los falsos positivos.

En sentencia definitiva y de segunda instancia, del Consejo de Estado, notificada la semana anterior, se condenó al Ejército Nacional a indemnizar a los familiares de la víctima de manera económica y con otras medidas restaurativas, así como compulsar copias a la Fiscalía General de la Nación y otros organismos para que se investigue penalmente a los militares absueltos por la justicia penal militar y disciplinaria, pronunciándose de la siguiente manera:

«Con base en el anterior informe y otros procesos resueltos por esta jurisdicción, se ha podido conocer el modus operandi y los patrones de conducta en los casos de ejecuciones sumarias, los cuales tienen coincidencia con el caso presente, esto es, la muerte de ciudadanos en condición de discapacidad, enfermedad o indefensión y su presentación como miembros de grupos armados ilegales, especialmente guerrilleros, a efecto de acreditar resultados operacionales militares.»

«Es de lamentar…  que las autoridades, en orden a procurar una absolución, sacrifican la verdad y al tiempo la dignidad militar. Lo anterior, en cuanto las versiones de los uniformados se empeñan en que las víctimas abrieron fuego, en cambio, las evidencias reportadas en el acta de necropsia y el oficio del 4 de junio del 2004, referido al hallazgo del cuerpo, conducen a una conclusión diferente, lo que explica que fueron construidas artificialmente con el ánimo deliberado de direccionar la investigación, revictimizar al occiso y sacrificar la verdad.»

«En consecuencia, a título de no repetición, se ordenó al ministerio de defensa- Ejército Nacional realizar un acto público de petición de excusas a la familia del señor Jarol Ever Morales Hurtado, previa autorización de ella. Levantar una placa con el nombre del señor Morales Hurtado en la vereda puente Santa Ana de Chaparral-Tolima, la que deberá contener las excusas públicas por los hechos ocurridos el día 3 de junio del 2007. También, exhortar a la FISCALÍA GENERAL DE LA NACIÓN para que adelante la correspondiente investigación penal por su muerte y posteriormente remitir lo pertinente a la Jurisdicción especial para la paz.»

El informe del relator especial para ejecuciones extrajudiciales de las Naciones Unidas en Colombia, del 3 de marzo del 2009 y al que se refiere la sentencia del Consejo de Estado, señala, entre otras cosas, lo siguiente:

«De mis investigaciones se desprende claramente que los miembros de las fuerzas de seguridad de Colombia han cometido un número considerable de ejecuciones ilegales y que el cuadro sistemático de falsos positivos se ha repetido en todo el país. Ha habido demasiados asesinatos de carácter similar para caracterizarlos como incidentes aislados perpetrados por apenas algunos soldados o unidades renegados, o «manzanas podridas», los casos de Soacha son solo el ejemplo más conocido de esa clase de asesinatos.»

Compartir:

Procesos relacionados con el conflicto armado y la búsqueda de verdad, justicia y reparación dentro del marco de Jurisdicción Especial para la Paz…

Reclamaciones ante compañías aseguradoras (SOAT, póliza de responsabilidad civil), demandas de responsabilidad civil…

En los casos que, por acción u omisión del Estado Colombiano, se dé lugar a la violación grave de los derechos humanos…

Errores judiciales: condenas y detenciones arbitrarias por parte de entidades estatales.

Fallecimiento o lesiones causadas por: Mal estado de las vías, construcción de las mismas…

Fallecimiento o lesiones causados por: Accidentes con el cableado público, postes, …

Fallecimiento o lesiones casadas por: Falta derivada, a la atención médica asistencial, imprudencia o negligencia médica…

Errores judiciales: acciones realizadas por Autodefensas (A.U.C.) y agentes del Estado: desapariciones forzadas…

Efectuadas por las fuerzas armadas del estado (falsos positivos)

Privaciones injustas y arbitrarias de la libertad, entre otros.

Anterior
Siguiente

Luchamos por tus derechos humanos. Somos tu equipo legal

Nuestro compromiso con la justicia y la igualdad es lo que nos inspira a seguir adelante y a hacer la diferencia en la vida de nuestros clientes y nuestra comunidad.