CONDENA POR NEGLIGENCIA MÉDICA EN CARTAGENA

El 11 de junio de 2007, Humberto Eugenio Rodríguez Campo asistió a urgencias al CAP El Pozón con dolor de cabeza, fiebre, vómito, diarrea y sin poder caminar; allí le suministraron un calmante, complejo B y ordenaron la salida. Dos días después, retornó al CAP, porque «tenía los ojos amarillos», por lo que le ordenaron exámenes de hepatitis, GOT y GPT, bilirrubina y hemograma con el sello de urgencia. No obstante, como el carné solo le cubría los exámenes de bilirrubina y hemograma, solo le realizaron esas pruebas.

El 14 de junio, el joven fue entregado a su madre en lamentables condiciones, junto con la historia clínica para que lo condujera al CAP Los Cerros, donde solo le inyectaron dextrosa y lo remitieron a la Clínica Vargas. 

En esa institución, donde permaneció por dos días con vómito, deposición con sangre, ojos rojos, hemorragia por boca y nariz, orina amarilla y sin poder caminar, le comunicaron a su madre que debía conseguir 7 donantes de sangre y que era necesario realizar diálisis, plaquetas y ser manejado en la Unidad de Cuidados Intensivos. 

El 16 de junio fue diagnosticado con síndrome de Weil, complicación de leptospirosis. Al otro día fue remitido a la UCI de la Clínica Laura Carolina. El 18 de junio convulsionó y los médicos le informaron a su madre que debían transfundirle plasma y para tal fin se requerían otros 13 donantes. Tres días después fue trasladado a la UCI de la Clínica Medihelp «entubado». El 21 de junio convulsionó y tuvo un derrame cerebral «a causa del virus». El 22 de junio de 2007 falleció por leptospirosis.

Por lo ocurrido, la familia de Rodríguez Campo acudió a Javier Villegas Posada, para presentar una queja al grupo de vigilancia y control de la atención de la calidad DADIS. Con fundamento en el análisis de las historias clínicas, esta entidad concluyó que los prestadores del servicio de salud incurrieron en varias omisiones en la atención de Humberto Eugenio Rodríguez Campo, entre ellas, la falta de valoración por nefrología y hematología, ausencia de tratamiento oportuno de leptospirosis y de una remisión adecuada.

El 12 de julio de 2015, el Tribunal Administrativo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina negó las pretensiones de la demanda argumentando que no se acreditó que la causa de la muerte fue la atención médica, pues las historias clínicas aportadas al proceso estaban incompletas y en gran parte ilegibles. Agregó que si bien estaba acreditado que el joven padeció síndrome de Weil, complicación de la leptospirosis, no se demostró que el diagnóstico se hubiera realizado de forma tardía, ya que no había prueba de los protocolos médicos que se debían seguir, ni de la inobservancia de aquellos por parte de las entidades prestadoras y menos que la eventual inobservancia fuera la causa del daño.

Inconforme con el fallo, Javier Villegas Posada apeló la decisión que calificó como contradictoria porque, aunque encontró acreditado un daño, luego manifestó que no había prueba de ello. El Tribunal «puso en tela de juicio el concepto de una entidad pública», pues no tuvo en cuenta el informe del Dadis, a pesar de que la entidad que emitió el concepto también fue demandada en este proceso y no presentó oposición alguna, sin que la ausencia de los soportes ni de las credenciales de puedan ser razones suficientes para no valorarlo. 

En fallo de segunda instancia emitido el 19 de octubre de 2023, el Consejo de Estado le dio la razón a Javier Villegas Posada, revocó la decisión de primera instancia y en su lugar declaró responsables a la Clínica Vargas -en liquidación- y a la Clínica Laura -hoy Clínica Madre Laura, porque se demostró que la causa de la muerte de Humberto Eugenio Rodríguez Campo fue el diagnóstico y tratamiento tardíos de la leptospirosis.“En la Clínica Vargas a la hora de realizar el diagnóstico no se tuvieron en cuenta factores de riesgo ni se practicaron los exámenes diagnósticos de forma oportuna. Adicionalmente, una vez fue diagnosticado no recibió tratamiento de antibiótico. Y, en la Clínica Laura Carolina no fue valorado de forma oportuna por un especialista en nefrología, en consecuencia, serán declaradas responsables por la muerte de Humberto Eugenio Rodríguez Campo”, señala la sentencia en la que se condena a las entidades a indemnizar a los demandantes por perjuicios morales y materiales.

Radicado: 13001-23-31-000-2008-00229-01 (55707)

Compartir:

REPRESENTACIÓN JUDICIAL ANTE (JEP)

Procesos relacionados con el conflicto armado y la búsqueda de verdad, justicia y reparación dentro del marco de Jurisdicción Especial para la Paz

Reclamaciones ante compañías aseguradoras (SOAT, póliza de responsabilidad civil), demandas de responsabilidad civil…

DENUNCIAS Y REPRESENTACIONES

Ante el Sistema Interamericano Derechos Humanos (CIDH)

Errores judiciales: condenas y detenciones arbitrarias por parte de entidades estatales.

ACCIDENTES

Fallecimiento o lesiones causadas por: Mal estado de las vías, construcción de las mismas…

Fallecimiento o lesiones causados por: Accidentes con el cableado público, postes, …

Fallecimiento o lesiones casadas por: Falta derivada, a la atención médica asistencial, imprudencia o negligencia médica…

Errores judiciales: acciones realizadas por Autodefensas (A.U.C.) y agentes del Estado: desapariciones forzadas…

Efectuadas por las Fuerzas Armadas del estado (falsos positivos)

Privaciones injustas y arbitrarias de la libertad, entre otros.

Anterior
Siguiente
Luchamos por el reconocimiento de tus derechos.
¡ Somos tu equipo legal !
Nuestro compromiso con la justicia y la igualdad es lo que nos inspira a seguir adelante y a hacer la diferencia en la vida de nuestros clientes y nuestra comunidad.